sábado, 2 de diciembre de 2017

La presentación de un libro: ¿acto de valentía o temeridad?

     Hay un acto que tradicionalmente va unido a la publicación de un libro. Se trata de la "presentación" del mismo. Como el recién nacido que se presenta en sociedad en actos sociales con contenido religioso (el bautizo) o sin él, nuestros "bebés-libros" también pueden ser objeto de este acto social en un procedimiento análogo llamado "Presentación". Pero si éste era un hecho normal y practicado entre la casi totalidad de autores durante el siglo XX, la llegada de internet ha modificado también el procedimiento habitual.

     En la actualidad, son muchos los autores que prescinden de la presentación física del libro para llevarla a cabo de forma virtual en foros, páginas o redes sociales. Esto se debe no sólo al hecho de que son nuevas oportunidades antes inexistentes de dar a conocer una obra sin los límites geográficos o temporales de antaño, sino que, en ocasiones, es la única forma que tiene el autor o editor a mano, al carecer de medios o recurso para llevarla a cabo en un lugar físico.

    Por otro lado, la presentación de un libro puede ser un acto de valentía (o temeridad) por parte del autor. La posibilidad de que vayan "cuatro gatos" existe y por experiencia propia sé que es algo que apena al autor que ha puesto sus esperanza en compartir un rato "real" y no "virtual" con los lectores. Es evidente que, debido a las obligaciones familiares y/o prigesionales, acertar con el día y la hora es complicado, pero a veces es la pereza o la falta de interés la que hace que la sala esté medio vacía. En mi caso, por obligaciones profesionales, no puedo organizar ni acudir a un acto por las mañanas. Mientras que las obligaciones familiares me lo impiden por la tarde/noche o noche. Así que entiendo a la mayoría que no pueden acudir. Pero también empatizo, por razones obvias, con el autor que pone sus esperanzas en ver una sala casi llena y no se cumplen sus expectativas. Sólo he hecho una presentación oficial de uno de mis libros: Instrumentos de ejecución de la pena de muerte y, aunque fueron pocos los asistentes, fue un rato de lo más agradable; no por presunción, sino por ver a conocidos y desconocidos de los que aprendí al poder cruzar unas palabras con ellos. Sí he participado en charlas o entrevistas  de algunas de mis otras obras, pero sólo tengo una presentación oficial en mi humilde currículo y no sé si habrá alguna más (espero que sí).

    En conclusión, desde aquí mi enhorabuena por la valentía del autor que organiza la presentación de su libro. Y en todo caso, es mi obligación recordarle en cuanto al número de asistentes que, a veces, mejor pocos, pero bien avenidos.

Cartel oficial de la presentación de
Instrumentos de ejecución de la pena de muerte.

viernes, 21 de julio de 2017

Aprobado un nuevo sistema de compensación de copia privada en España que modifica la Ley de Propiedad Intelectual

    En una entrada anterior comentaba como el Tribunal de Justicia de la Unión Europa había declarado ilegal el sistema español de la compensación de los derechos por copia privada que desde 2011 establecía que se la compensación se haría a cargo de una partida presupuestaria del Estado. Por ese motivo el Consejo de Ministros aprobó un Real Decreto en julio de 2017 por el que el pago de la copia privada deja de pagarse con cargo a los Presupuestos Generrales del Estado y pasa a recaer en los fabrcantes y distribuidores de equipos, aparatos y soportes de reproducción (fotocopiadoras, escáneres, discos compactos, grabadoras de DVD, discos duros, memorias USB, moviles, etc.)

    Para más información, adjunto copia del enlace donde se comentan los detalles de la nueva regulación según La Moncloa.

    Si alguien quiere profundizar más en el tema, puede leer el Real Decreto-ley 12/2017, de 3 de julio, por el que se modifica el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, en cuanto al sistema de compensación equitativa por copia privada en el BOE del 4 de julio (adjunto enlace).

    No sé si es el mejor sistema, pero seguro que de nuevo dará mucho que hablar, como lo hizo en su momento el "movimiento anti-canon".

lunes, 12 de junio de 2017

Colaboración en la Cadena Ser, en el concurso Doctor Honoris Cádiz

Mi agradecimiento a Pedro Espinosa y a la Cadena Ser por invitarme a colaborar en la celebración del concurso radiofónico Doctor Honoris Cádiz.
Con José Manuel Toscano, a la izquerda; y Ana Montes, a la derecha.
Entregando la taza personalizada con la imagen del concurso.

Noticia y audio completo del programa al pinchar aquí.



sábado, 29 de abril de 2017

Funcionario y escritor: ¿Compatible o incompatible?

    Algunas personas se preguntan si es compatible (legalmente hablando) la profesión de escritor con la de funcionario.

    La Ley 53/1984, de 26 de diciembre, de Incompatibilidades del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas establece con carácter general la incompatibilidad del empleado público con cualquier otra profesión o actividad. Pero esa es la norma general, ya que hay varias excepciones. Una de ellas es "la producción y creación literaria, artística, científica y técnica, así como las publicaciones derivadas de aquéllas, siempre que no se originen como consecuencia de una relación de empleo o de prestación de servicios" (art. 19.f).


    Simplificando: un funcionario puede escribir una novela o un artículo periodístico libremente, sin necesidad de pedir autorización. Pero si hay una "relación de empleo" o "prestación de servicios" es necesario solicitar autorización. Una relación de empleo sería, por ejemplo, cuando existe un contrato laboral, civil o mercantil con una empresa (por ejemplo, una editorial o un periódico) en virtud del que, a cambio de realizar una actividad o prestar unos servicios (siguiendo el ejemplo: novelas o artículos periodísticos) se recibe una renumeración o salario. 


    Así que, salvo esos casos, el funcionario público (civil o militar) puede escribir sin necesidad de pedir autorización de compatibilidad.

domingo, 26 de marzo de 2017

Autopublicar libros en papel a través de Amazon

    Amazon tiene dos plataformas que permiten la publicación de un libro en papel:



    Este último es una novedad, ya que anteriormente era la plataforma que permitía a editores y autores publicar ebooks, pero no libros en papel. En la actualidad se ha sumado a la posibilidad de publicar en papel. Como ventaja respecto a la primera opción es que permite controlar la publicación en ebook y papel a través de una misma aplicación. Para los que no dominen el inglés, también podemos decir que CreateSpace está totalmente en inglés y KDP permite varios idiomas (entre ellos el castellano. Esto podría ser una característica sin importancia sino fuera porque CreateSpace no permitía poner algunos carácteres que no existen en inglés, como las tildes; así que en mi caso y para que sirve de ejemplo: soy "Gabriel Rodriguez Morales", en lugar de "Gabriel Rodríguez Morales", y mi obra era "Instrumentos de ejecucion de la pena de muerte", en lugar de "Instrumentos de ejecución de la pena de muerte".

    En ambas plataformas puede elegirse el tipo de papel, portada, el precio de venta al público... En definitiva, casi todos los detalles. Eso sí, le toca al autor-editor las labores de maquetación y corrección del libro; entre ellas, diseñar la portada. Por ello sería recomendable buscar algún profesional o, al menos, alguien experimentado que realice un trabajo de preparación antes de lanzarlo a la venta.

    ¿Cómo funciona el sistema de compraventa? Cuando algún comprador adquiere el libro on-line, las imprentas de Amazon se ponen a trabajar y "fabrican" (que mal me suena esa palabra para un libro) el ejemplar o ejemplares solicitados y se lo envían al comprador. No debemos olvidar que la misión principal de Amazon es vender y generar benficios, así que realiza unos cálculos sencillos: Regalías para el vendedor = 60 % del precio de venta - coste de impresión . Y el resto, para Amazon.

    Ventajas: casi todo el mundo es mercado para tu libro, buen porcentaje de regalías, la calidad de impresión es buena (no es para tirar cohetes, pero es aceptable) y permite el acceso a todos (editores profesionales y autores).

    Desventajas: despersonalización (Amazon no tiene el carácter de librería tradicional), no hay filtro que divida unas obras de otras, por lo que pueden encontrarse algunas obras de dudosa calidad y también "perderse" entre la inmensa cantidad de libros en venta.

    Bueno, ahí queda esta nueva opción que puede resultar interesante tanto para los editores profesionales como para aquellos que buscan autoeditar su libro.