miércoles, 13 de enero de 2016

En homenaje a Lorenzo Vidal, fundador del Día Escolar de la No-violencia y la Paz (DENIP), entre otras muchas cosas

      Escribo estas líneas en honor de Llorenç Vidal. A la hora de definirlo debo decir que es un poeta de calidad indudable, ejemplo de educador y un pacifista amante de todas las formas de vida conocidas (y desconocidas). Lorenzo nació en Santanyí (Mallorca) en abril de 1936. La Guerra Civil se inició pocos meses después del nacimiento de una de las persona que más ha hecho por el pacifismo en este país. Lorenzo (o Llorenç, que a él le valen los dos nombres) fue Maestro, Licenciado y Doctor en Filosofía y Letras, Profesor e Inspector de Educación. Por su labor profesional acabó destinado en Cádiz. Entre esta provincia y su Mallorca natal se mueve, porque el dinamismo es la característica de Lorenzo. 


      Llorenç fue el fundador de los cuadernos literarios Ponents (1956-1983) y es autor de varios artículos y libros. Cultivó la poesía (en muchas ocasiones escrita en mallorquín) y el ensayo. En la Asociación Cultural Tántalo  publicó una antología poética bajo el título 2012: Antologia Poètica

Portada de 2012: Antologia Poètica
     
      Fue el fundador y promotor del Día Escolar de la No-violencia y la Paz (DENIP), cuya primera edición se celebró en 1964. Seguro que él tiene muchas anécdotas de los avatares que tuvo que superar para la celebración de dicho día en un momento en el que en España intentaba combinarse la idea del ardor guerrero con el amor cristiano en una especie de mística del monje soldado. Pero la idea de Lorenzo era ajena a ideologías o religiones organizadas. Es más, el 30 de enero coincide con el día del asesinato de Mahtama Gandhi, pacifista puro (con independencia de la política y la religión). Es el colegio uno de los ámbitos donde se forman los adultos del futuro, y por tanto, uno de los lugares donde sembrar la semilla de la paz. En 2016 se celebra la edición número 53 del DENIP, que sigue sumando.



Logo del DENIP
      En diciembre de 2013, el Ayuntamiento de Santany le propuso para la concesión del Premio Nobel de la Paz, propuesta que él agradeció con la humildad que le caracteriza. Son numerosos los premios y reconocimientos recibidos por Llorenç, como  el Premio Ramon Llul, la Medalla del Círculo de Bella Artes de Palma de Mallorca o la Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio.

      Para aquellos que no lo conocen en persona (yo si he tenido ese privilegio) y deseen saber más de  Lorenzo, les invito a visitar la siguiente página web.

lunes, 11 de enero de 2016

El Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO)

      Hoy voy a recomendar una asociación sin ánimo de lucro denominada CEDRO. Ésta se encarga de gestionar y defender de forma colectiva los derechos de propiedad intelectual de tipo patrimonial (reproducción, transformación comunicación pública y distribución). Pueden pertenecer a ella los autores y editores de libros, revistas u otros tipos de publicaciones cualquiera que sea su soporte (papel o digital). Para ello fue autorizado por el Ministerio de Cultura en 1988.

      Las principales funciones de CEDRO son las siguientes: el reparto entre autore y editores de las cantidades que resultan de la utilización de sus obras, la concesión de licencias y autorizaciones y la gestión colectiva por compensación por copia privada. Junto a estas hay otras, tales como la acción social, la concienciación de los derechos de autor, etc.

      Para asociarse sólo es necesario ser escritor, traductor o periodista que haya participado en libros, publicaciones periódicas o partituras musicales. En la categoría de editor, lo serían las editoriales de los libros, publicaciones periódicas o partituras musicales. La afiliación es gratuita y pueden obtenerse unos beneficios muy interesantes. No se abona cuota alguna. Por todo ello, invito a que visitéis la página web de CEDRO.




martes, 5 de enero de 2016

Jólabókaflóð : Islandia y los libros

      Jólabókaflóð es una palabra islandesa que hace referencia al aumento de la publicación e impresión de libros com preludio a la Navidad. La razón es que en Islandia es costumbre regalar un libro en las fechas navideñas. Se calcula que entre un 60 y un 70 % de los libros se venden como regalos para Navidad. En noviembre, los islandeses reciben en su casa el Bókatíðindi, que es un catálogo de todos los libros publicados en el año (aquí esperamos con ansia el catálogo de IKEA y alí el de los libros). La tradición proviene de una razón económica: hasta 1944 Islandia no se independizó definitivamente de Dinamarca y las importaciones estaban limitadas y eran gravadas con altos impuestos; el papel era una de las cosas que se podían importar y eran baratas, por lo que las impresiones de libros fueron numerosas. La cuestión es que Islandia tiene uno de los mayores índices de libro per cápita, el 50 % de los islandeses lee un mínimo de ocho libros al año (el 92 % por lo menos un libro) y uno de cada diez islandeses publicará, por lo menos, un libro en su vida. En todo caso, al igual que en el resto del mundo, la edición y lectura de libros digitales sigue aumentando, aunque comparte importancia con la lectura tradicional en papel. 

      Quién sabe, quizás la lectura sea uno de los motivos por los que Islandia es considerado, año tras año, uno de los países con los habitantes más felices del mundo.

Bandera de Islandia